Peste negra, Coronavirus, pandemias y ciclos

En 1347 la peste bubónica se extendió por Europa con mucha virulencia. Este episodio se produjo tras una conjunción Júpiter/Saturno en el signo de Piscis. Un aspecto que marcó el inicio de un ciclo dominado por el elemento agua. En publicaciones anteriores he comentado el tema de los ciclos astrológicos que marcan periodos de más de dos siglos influenciados por uno de los 4 elementos. Con el azote de aquella peste se inició un periodo bajo el elemento agua que finalizó con el inicio del elemento fuego que arrancó en 1603, cuando esta misma conjunción se produjo en Sagitario marcando el auge de la colonización de América y muchos otros territorios. La misma conjunción ocurrió después en Virgo, en 1802, dando el pistoletazo de inicio al elemento tierra. El ciclo se ha extendido de 1802 a 2020. A lo largo de  él se ha producido el auge de la producción y el consumo propios del sistema capitalista. El próximo 21 de diciembre abandonamos definitivamente más de dos siglos de elemento tierra, para inaugurar más de 200 años de elemento aire. Internet, la digitalización y la progresiva desmaterialización son indicadores de esta transición iniciada. Como vemos las pandemias han marcado estos finales e inicios de ciclo. La peste negra marcó en 1347 el inicio de un periodo dominado por el elemento agua que se extendería hasta el siglo XVII y que acabaría cuando la conjunción de 1603 inauguró el elemento fuego y se empezaron a conquistar las Américas. En 1802 la fiebre amarilla acabó con gran parte de los soldados franceses que invadían Haití. Esta enfermedad enrojecía los ojos y la lengua, alteraba el ritmo cardíaco y producía eventuales sangrados. En lo simbólico el hecho marcaba el final de los dos siglos de fuego para entrar de lleno en los dos siglos de tierra. Conquistar de aquella manera dejó lugar a las fábricas. El asentamiento en la producción de materia y las explotaciones laborales varias propias de la industrialización y el elemento tierra. En 2020 una pandemia ,que afecta a los pulmones y se transmite por el aire, marca el inicio del elemento aire.El cambio de ciclo se produce cuando los rasgos del elemento se agotan. La transformación que nos ocupa muestra el desgaste de unos sistemas y una estructura que han dejado de funcionar y abre progresivamente las puertas hacia el nuevo ciclo.Querría alargarme hablando del mito del eterno retorno pero la extensión de los posts no da tanto de sí. Adjunto una imagen del Uróboros que escenifica muy bien el punto en el que nos encontramos. Esta transición, como todos los cambios de periodo, se ubica en el final de la cola, dentro de la boca. Nos encontramos en la oscuridad de sus fauces. La falta de luz en ese punto muestra la desorientación que precede al renacer. Como varias veces he dicho, podemos considerar que en gran parte del mundo nada fue igual desde 2008. Muchos notamos un fuerte impacto en aquellas fechas, otros ahora, pero todos nos vemos afectados por un ciclo que en lo global continúa descomponiendo estructuras de manera muy evidente hasta 2024. En lo individual cada mapa es un mundo, como siempre.Personalmente me sirve entender estos ciclos para ubicarme en el presente.

Roberto Saula

La imagen de la izquierda acompañaba un texto satírico y retrataba el atuendo de algunos médicos. Durante el brote de peste ocurrido en los siglos XVII y XVIII el uniforme empleado por algunos médicos comprendía máscaras ,como la de la foto, repletas hierbas perfumadas para protegerlos del «aire podrido» que se consideraba causante de la infección.

Deja un comentario