Dominio, sumisión y fetichismo: bdsm y astrología

En 2012 una amigo (Sol en Leo, Ascendente Piscis y Luna en Aries) me invitó a participar como astrólogo en el documental que estaba preparando. Entrevistaba en él a aficionados de la suspensión corporal con ganchos. Actividad que consiste en atravesarse la piel con afilados ganchos metálicos para quedar suspendido de ellos.

Mi rol consistió en analizar las cartas de varios implicados y en hacer una interpretación basada en su interés. Algo a lo que accedí por ser una dinámica minoritaria, cualquier expresión minoritaria es rica de ser tenida en cuenta para mi Ascendente Acuario y para mí.

Aunque el documental se quedó en la recámara (por ahora), la experiencia fue muy enriquecedora astrológicamente hablando.

La suspensión corporal no tiene relación, a priori, con el BDSM pero es común que los practicantes de la primera realicen ambas.

¿Qué es el BDSM?

Siglas de bondage/disciplina dominación/sumisión y sadismo/masoquismo, el concepto aglutina toda una forma de percibir la sexualidad ,con múltiples variantes, que tiene como base la obtención de placer mediante la interacción entre dominio y sumisión.

Cuerdas, pies, axilas, látigos, cuero, cosificación y un largo etcétera comprenden unas actividades basadas en la interacción entre el que somete y el sometido. El fresco es tan amplio como la propia naturaleza del deseo humano y oscila entre lo puramente físico y lo psicológico.

El Marqués de Sade (Sol en Géminis, Luna en Virgo, Marte en Aries y Venus en Cáncer) y Leopold Von Sacher-Masoch (Sol en Acuario, Luna en Tauro, Marte en Capricornio y Venus en Piscis) dieron origen al término sadomasoquismo.

Leopold von Sacher-Masoch, portrait.jpg
Leopold Ritter von Sacher-Masoch 

De inicio, en perspectivas muy primitivas, se consideró que cierto nivel de sadismo en el hombre era innato, como cierto nivel de masoquismo en la mujer. A la inversa se consideraba algo patológico y aún a día de hoy el DSM de la psiquiatría incorpora definiciones patologizantes acerca de unas opciones que son expresión de la naturaleza humana como tantas otras.

Con el tiempo, la apertura mental y el conocimiento adquirido (Freud tuvo importancia en el proceso) se entendió que ambas actitudes formaban parte de una misma cosa. Así el masoquismo sería entendido como una forma de sadismo hacia uno mismo. Dos caras de una misma energía con expresión antagónica.

¿Qué hay en lo astrológico?

Por regla general hay en estas formas de placer bastante energía transpersonal (Acuario, Escorpio, Piscis, Urano, Neptuno y Plutón). Especialmente en aquellos gustos que se separan de la realidad en sí misma para operar en la fantasía. Muchos irrealizables a la práctica, otros no.

Si la naturaleza de Neptuno tiende al fetiche, entendiendo el fetiche como la devoción hacia determinados objetos, situaciones y/o partes del cuerpo, la naturaleza de Plutón opera más en las dinámicas propiamente sadomasoquistas. Las luchas de poder son inherentes a un arquetipo que siempre necesita los dos polos. No es más sádico el dominante que el sumiso, sencillamente el sumiso dirige su sadismo hacia sí mismo.

¿Qué hay de los prejuicios?

Muchos y muy variados aún.
Ignorancia y soporífera estrechez de miras que siguen tildando conductas sexuales de «anormalidad» y limitando la expresión del placer (adulto y responsable) a dictaduras de lo moralmente aceptado.
Algo que ,por otro lado, no deja de alimentar el fetiche con mayor intensidad. Porque en lo prohibido, y en lo reprimido, nace a menudo el deseo.

Seguiré analizando el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra